Archivo de la categoría: Publicidad

Y Campofrío le dio la vuelta a la tortilla

Hay veces que algo -bueno o malo- te cambia todos los esquemas. Yo hoy no iba a escribir en Genbeta Social Media sobre esto pero no puedo dejar pasar la oportunidad. Recordemos. El programa “La Noria” de Telecinco entrevista (y paga por ello, según dicen) a la madre del Cuco, delincuente confeso en el caso Marta del Castillo. Es cierto que eran muchos los que se quejaron de la entrevista en La Noria a la madre del Cuco pero fue un blogger, Pablo Herreros, el que puso patas arriba a toda una cadena…  Las redes sociales abrasan. Televisión social a tope.

En Mediaset se desata una crisis, comenzada por su acción, seguida por la canalización de la opinión pública en una carta titulada “Retiren su publicidad de programas que pagan a familiares de criminales” y alimentada por la rabiosa actualidad de un juicio seguido casi las 24 horas por toda España. Que si unos retiran su publicidad, que si otros aprovechan para anunciarse gratis, que si algunos se están pensando en volver, que si Mediaset hace un anuncio pidiendo la confianza a las marcas

Y aparece Campofrío. Algunos habían dicho que su acto de ser los primeros en abandonar La Noria había sido ventajista. Que les había salido la campaña de Navidad gratis, vamos. Pero Campofrío decide aprovecharse de una crisis económica (la mundial) y de otra posible (la de imagen corporativa) para darle la vuelta a la tortilla (por aquello de su objeto social) y hacer el anuncio de las Navidades. Sin herir a nadie, con humor y homenajeando al gran Miguel Gila. Por cierto, del que tantos monologuistas de hoy en día deberían aprender. Chapó.

Se puede leer el artículo en Genbeta Social Media.

Campofrío, Gila, La Noria, #holaeselenemigo… y mis abuelos

Con este post solamente quiero dar las gracias a Campofrío por haberme hecho recordar cuando era pequeño y me sentaba en las rodillas de mis abuelos a ver al gran Miguel Gila.

Podría escribir un artículo larguísimo con todo lo que me ha evocado pero prefiero guardármelo y aplaudiros por estar en boca de todos sin necesidad de “girar en una noria”.

ENHORABUENA, con mayúsculas. Y gracias. De corazón.