El milagro de los ‘fanes’ y los peces

mult-panes-peces

A Jesusocial le seguía siempre una gran muchedumbre porque sabían de sus milagros. Habían oído que un día había salvado una campaña mal planteada gracias a una buena acción táctica en redes sociales y que, otro, incluso consiguió una repercusión grandísima con un presupuesto muy bajo. Además, como profeta en la Tierra que era, su discurso era sencillo, humilde y eficiente.

Un día, Jesusocial subió al monte y se sentó allí con los otros. Quedaban muy pocos días para acabar la Campaña de Pascua, una acción importante tanto para su agencia como para la marca con la que acababa de empezar a trabajar. Jesusocial levantó la mirada y, al ver que hacia él se acercaban el director de la cuenta y el cliente, preguntó a sus discípulos:

– ¿Cuántos fanes tenemos en Facebook y Twitter?

– Menos de mil, ¡oh, gran padre! – se apresuró a contestar Pedro.

– Son muy pocos, ¿a cuánto sale el fan? – volvió a preguntar Jesusocial.

– A más de 200 denarios, señor – dijo Pedro.

Jesusocial suspiró profundamente mientras bajaba su cabeza, preocupado. Sabía que era un CPF muy alto y que esto hacía peligrar la relación con el cliente. Mientras, el cliente y el director de cuentas seguían caminando hacia ellos.

– ¿Podemos usar contenido propio? – preguntó Jesusocial.

– No, no tenemos ni un blog, ni creatividades propias, ni prescriptores que colaboren, ni…

– Puf… (Se lamentó Jesusocial). ¿Tenemos al menos presupuesto para Ads? – insistió.

– No, padre, solamente lo que consigamos nosotros por nuestra cuenta y, como última opción, podríamos abrir ‘La Bolsa de los Influencers’.

El grupo se derrumbó. Solo un milagro podría salvar aquello. Los discípulos ya habían oído hablar de los milagros de Jesusocial (de hecho, por eso le había fichado recientemente en la agencia), pero esta vez parecía inminente la pérdida de la cuenta.

Otro de sus discípulos, Andrés, hermano de Tobías, habló:

– Aquí hay un muchacho que tiene cinco fanes y dos peces. Señor, sé que es muy poco y menos para alguien obsesionado con el ROI.

– Traédmelos acá y que se siente todo el mundo – dijo Jesusocial.

Entonces, tomó los fanes y los peces, miró al cielo, los bendijo y -¡oh, gran milagro!- los multiplicó. Luego mandó a sus discípulos que distribuyeran los fanes entre la multitud, el departamento de cuentas y, por último, al cliente. Había obrado el milagro y ni siquiera había tenido que abrir ‘La Bolsa de los Influencers’.

Todos estallaron de alegría, jubilosos, mientras se saciaban de peces e incluso sobraron doce canastos de fanes para aprovechar en la siguiente campaña.

Amén.

Este post fue publicado ayer en Mis Apis por tus Cookies. Se pueden leer todos mis artículos en ese medio aquí.

Anuncios

Una respuesta a “El milagro de los ‘fanes’ y los peces

  1. Pingback: El milagro de los ‘fanes’ y los peces, por Eduardo Prádanos | IDaccion Blog

¡Anímate a comentar! ;)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s