Quiero hacer una película independiente, ¿podría ser Transmedia?

Esto del Transmedia es indudable que está de moda. Cada súper producción de Hollywood tiene un montón de lugares en los que explotarse y extender el fenómeno fan. Pero, ¿y las producciones más modestas? ¿Estamos hablando de una forma de narrar historias que solamente encaja con los grandes presupuestos? ¿Deben los productores indies expandir su historia aunque tengan pocos recursos?

Hace ya un par de años que Producers Guild of America (el sindicato de productores, vamos) aceptó que el término Transmedia Producer apareciera en los créditos de las producciones. Pero, ¿por qué apenas (por no decir casi nunca) lo vemos en el cine independiente?

Pequeños presupuestos, grandes historias

El escritor y director Lance Weiler opina que en esta nueva cultura participativa se hace más común la relación entre el creador y el público.Los espectadores se convierten en colaboradores e, irónicamente, podrían reemplazar a los distribuidores”, comenta. Weiler se centra, en las herramientas de comunicación social y servicios de lo que llamamos web 2.0 (blogs, redes sociales, herramientas de streaming…)

Podríamos decir ‘Building Aspirational Storyworlds’, que más de una vez ha recalcado un tal Jeff Gomez. Es cierto que habla un tipo que ha liderado la explotación 360º de ‘Avatar’ y ‘Piratas del Caribe’ pero, pensémoslo bien, ¡estamos hablando de contar historias! Esto se trata de fenómeno fan, de universos narrativos, de nuevos modelos de explotación y, por lo tanto, de negocio. Y esto sirve tanto para superproducciones mainstream como para las mucho más modestas.

¡Quiero el videojuego de mi película!

Simplemente pensemos en cómo hacer nuestra historia más rica. Tenemos muchas herramientas que podemos manejar nosotros mismos o que son bastante asequibles. No hace falta tener un videojuego siempre. ¿Un ARG que mezcle on y offline? ¿Que los personajes conversen en Twitter y desvelen contenido extra? ¿Un foro con pistas exclusivas de donde nazca una nueva trama?

Se pueden hacer cosas realmente impresionantes.

Vale, pero, ¿quién se ha atrevido ya?

El serbio Vladan Nikolic se rodeó de un pequeño grupo de personas a las que les dijo algo así como: “expandamos ‘Zenith’ todo lo que podamos”. Y así crearon webs ficticias y vídeos crípiticos que le sirvieron como un genial caldo de cultivo para su historia de conspiraciones. Y un blog escrito por uno de los personajes (Jack) en el año 2044. Incluso hubo un concurso en el que se les pidió explicar a los espectadores lo que para ellos significaba Zenith. Miles de fans opinaron. Además, diferentes medios se hicieron eco de su iniciativa y esto aumentó aún más la promoción del film.

Nikolic llegó a decir que no se había gastado más de 2.000 dólares en sus desarrollos Transmedia. Por cierto, ahora quiere expandir su obra por teatros de toda Serbia, lanzarla en Video on Demand y unas cuantas ideas más. “Tiene que dar algún tipo de sentido a la película. De lo contrario, es solamente otra estrategia de marketing”, recalca Nikolic.

Jesse Shapins habla –en primera persona y centrando su principal experiencia en documentales- del fabuloso ‘Bear 71’, de ‘Welcome to Pine Point’ y de unos cuantos ejemplos más y señala que “lo fascinante es que los usuarios pueden explorar un tesoro de experiencias interactivas a su propio ritmo. La historia lineal mantiene su atención a la narrativa, mientras se controla el despliegue visual”.

¿Quién dijo miedo?

Expandamos la historia en todos los lugares que podamos. Hagamos que lo público sea privado y que lo privado sea público en determinados momentos. Vinculemos a la comunidad. Pensemos que tenemos nuevas fuentes de ingresos. Demos más de lo que dan los demás.

Vale, la industria del cine no está en su mejor momento (ni se espera mejoría). Muchas películas obtienen acuerdos de distribución flojos en los que ésta se exhibe en unos cuantos puntos de España, luego pasa a Video on Demand y allí mueren sin pena ni gloria. Pero lo bueno del Transmedia es que aún podemos innovar. Y eso es precioso. Eso sí, que no nos ciegue la tecnología. Y, sobre todo, que no se nos olvide algo: ‘Transmedia it´s about the story, not the tools’. Y una historia puede ser buena aunque no seamos Disney. Pues eso.

Este artículo corresponde a mi colaboración como firma invitada en la recién estrenada web de Sundance Channel España y puede leerse también aquí.

Anuncios

¡Anímate a comentar! ;)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s