¿Quién coño tiene ‘La Bolsa de los Influencers’?

tarta-manzana-3

Si la palabra ‘selfie’ ha sido elegida como la del año por el diccionario Oxford, en el mundo de las agencias me atrevo a decir que ‘influencer’ estaría en puestos destacados si hubiera un ranking de eso.

Es una pesadilla. Todo aquello que huela a acción especial debe ser viralizada (ésta otra palabra también tuvo su momento de gloria hace dos-tres años y aún da sus últimos coletazos) por esos tipos llenos de followers y hasta cuyos pedos huelen a glamour y reconocimiento.

Escribí hace unas semanas sobre ‘El milagro de los fanes y los peces‘, donde el protagonista estuvo a punto de recurrir a ‘La Bolsa de los Influencers’ para resolver la situación. Ahora le dedico unas líneas más extensas para intentar ayudarme y ayudarte. Ayudarme para poner orden en mi cabeza y poder pegar un puñetazo en la mesa ante tanta payasada. Y ayudarte para que veas que no estás solo y que varios (muchos) estamos igual de jodidos que tú.

Así que, como te digo, este post está concebido tanto para mí como para ti. Para cuando algún compañero y/o jefe te diga que contactes “con varios influencers para que lo viralicen” (¡Dios, mataría lentamente a los que pronuncian esa frase…!) o te pida “una lista con los mejores influencers de petanca” les chutes este artículo y puedan entender lo que jode que crean:

  1. Que por saber de redes sociales ya tienes un Excel con cientos de filas y columnas divididas por influencers de decenas de disciplinas diferentes.
  2. Que tú tardas menos en hacerlo que ellos. A ver, hacer un mapping se trata de dedicarle horas, las cuales son tan valiosas para ti como para mí.
  3. Que “tirar de contactos que tengas” no puede significar nunca que mis amigos con Twitter vayan a aportar valor (más bien lo contrario) a la marca que lo pide.
  4. Que ser una persona relevante en tu entorno requiere conocer algo de redes sociales (por usarse como elemento de marca personal y difusión de contenido propio) pero que, ante todo, se trata de conocer el tema del que se trata: motor, moda, salud, economía, baloncesto…
  5. Que no existe una herramienta eficaz a la que le hagas clic y la lista te salga confeccionada por arte de magia. Se trata de currárselo y echar muchas horas para que salga bien.
  6. Que ‘La Bolsa de los Influencers’ donde metemos la mano y sacamos cientos de personas relevantes no existe, coño.

Por cierto, como no sabía qué foto poner porque ahora mismo no tengo en mente cómo es la cara de un influencer he puesto una tarta de manzana, que la comí hace unos días y me supo bastante rica.

Imagen: jlastras en Flickr

Anuncios

¡Anímate a comentar! ;)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s