Archivo de la etiqueta: Henry Jenkins

Yo no quiero espectadores, yo quiero fans

¿Queremos espectadores o queremos fans en nuestras iniciativas? Ésta es la presentación de mi clase hoy en el Programa de Desarrollo Profesional de Experto en Televisión social, Transmedia y nuevas narrativas audiovisuales  del que soy director académico y que se está celebrando desde el 30 de octubre de 2012 hasta el 22 de enero de 2013).

Se puede descargar el folleto aquí y seguir las mejores noticias relacionadas con estas materias en el perfil en Twitter @TransSocialTV y en el hashtag #TransSocialTV.

Anuncios

Queridas marcas: ¿queréis seguir engañándonos como siempre?

Queridas marcas:

Espero que no os ofendáis (mucho) pero estoy un poco hasta las pelotas de vosotras. Ahora vais de guays diciendo cosas como “escuchamos al consumidor” o “lo primero eres tú”. Son bobadas. Todo es falso. Aunque, bueno, supongo que no creáis que os creemos.

Sé que queréis engañarnos. Pero, al menos, hacedlo bien. Como consumidor entiendo que vosotras, como marcas, siempre (pondría este ‘siempre’ en mayúscula de no ser porque queda feo) vais a querer venderme algo. Vale, lo acepto. Pero curráoslo, tías. Sigue leyendo

“Hola, soy un fan, ¿me escuchas?” Los casos de Águila Roja y El Barco

Esta mañana he publicado el artículo “Hola, soy un fan, ¿me escuchas?” Los casos de Águila Roja y El Barco en Genbeta Social Media.

Comienza así:

Corría el verano de 1992. El mismo de la Expo de Sevilla y los Juegos Olímpicos de Barcelona. Yo era un niño y nunca había comprado una revista. Entonces, me paré junto a mi padre en un kiosco y vi una de baloncesto. En portada estaba Arvydas Sabonis, el mejor jugador europeo de baloncesto al que he visto sobre una cancha de basket, quien estaba a punto de firmar por el Real Madrid proveniente del Fórum Filatélico de Valladolid. “¿Me la compras, papá?”, le pregunté. “¿Cuánto cuesta?”, dijo él. “Pone 225 pesetas”, le dije, expectante. “Cógela”, me dijo.

Me leí todas y cada una de las páginas de esa revista infinidad de ocasiones. Y, desde ese día hasta que acabé COU (2º de Bachiller, para los de la LOGSE), todos los martes a las 7:35 de la mañana compré un nuevo ejemplar de esa revista en el mismo kiosco. El baloncesto se convirtió en mi ocio, en mi mayor fuente de alegrías y en mi pasión. Jugaba en un equipo, veía partidos, tenía la habitación llena de fotos de jugadores. Trataba de consumirlo por todos los lugares en los que era posible: partidos en televisión, revistas, periódicos, partidos en directo… Soñaba con tener unas Jordan (tardé 20 años en cumplir ese sueño). Me convertí en un fan. No en un espectador, no. Era, repito, un fan. Porque vivía aquello con pasión, formaba parte de una comunidad y consumía toda su narración (o toda la que podía). Seguro que si preguntarais a mis compañeros de clase de esa época dirían que era un loco del basket. Era un todo que formaba mi personalidad. Era un “fan Transmedia”. (CONTINÚA)

Se puede leer el artículo completo haciendo clic aquí.

Ahora que está tan de moda, ¿qué es el Transmedia?

Aunque no es algo nuevo, sí que estamos empezando a oírlo con bastante frecuencia últimamente. El concepto de Transmedia ha supuesto una revolución (y lo que le queda), en parte gracias a lo que llamamos web 2.0 y al cambio de mentalidad de usuarios, productoras y cadenas de televisión.

 ¿Qué significa Transmedia?

El Transmedia (o la narrativa Transmedia, como deberíamos referirnos correctamente al concepto) es la técnica de contar historias a través de múltiples plataformas y soportes. La importancia de las narrativas Transmedia es que cada una de esas plataformas, ventanas, piezas o elementos forman parte de la historia y aportan al conjunto del relato y no están desvinculadas entre ellas. Así, cada parte de la narración es única por la propia esencia de la plataforma en la que se desarrolla (internet, cómics, redes sociales, videojuegos, juegos de mesa…), proporcionando unos recursos narrativos que crecen exponencialmente a medida que sabemos aprovechar las fortalezas de cada ventana y que sirven para que el espectador pueda tener diferentes puntos de entrada a la historia. Sigue leyendo